A balón parado

¿Qué sigue? ¿Que lleguen armados y amedrenten futbolistas?

La imagen merece ser más descrita que adjetivada: un hombre descamisado golpea a placer a otro hombre descamisado... El que pierde la batalla yace sobre uno de los estrechos corredores que separan las butacas del Estadio Azul... Pero el otro sigue golpeándolo con los puños y a patadas...

Nadie hace nada para detener el desigual combate. Ni un grupo de policías, distante unos diez metros, quizá por miedo a meterse y provocar algo más grave al tener que dispersar a los aficionados amontonados allí.

La "pelea" pues termina cuando el que se impone se cansa de dar tanto golpe, ni siquiera por conciencia del daño que estaba ocasionando en el otro.

Pero siendo grave o muy grave, este no fue el hecho de violencia que debería de observarse con mayor detenimiento de los que ocurrieron el sábado pasado, durante el juego que el Cruz Azul terminó por ganarle a los Xolos de Tijuana.

Ese bien puede ser catalogado como un lamentable pleito entre borrachos, como muchos que hay en cada partido de futbol en México.

No, vamos a reparar en éste:

Un sector numeroso de integrantes de la porra radical del Cruz Azul, la que se sitúa atrás de la portería norte, se dedicó a insultar y hostigar a José de Jesús Corona, el portero de su propio equipo.

Todo indica que lo hicieron en venganza por algo que ocurrió cuando algunos integrantes de esa porra irrumpieron en los campos de entrenamiento de este club, el jueves de la semana pasada. Al parecer, harto de que ese grupo de no más de 15 aficionados estuviera desaprobando el desempeño de los jugadores cruzazulinos, Corona puso un hasta aquí y se enfrentó a alguno de ellos.

Bueno, pues lo que siguió fue la venganza y por eso la agresión en pleno estadio.

Eso es lo que tendría que investigar la Comisión Disciplinaria de la FMF y no el pleito de borrachos.

¿Qué sigue? ¿Que esos grupos de radicales impunes lleguen armados a un entrenamiento y amenacen a los jugadores de su equipo, como ya sucedió o sucede en Argentina?

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo