A balón parado

¿Y los sepultureros de los Pumas?

Ganarle al América en el Estadio Azteca, así sea aprovechando el desconcierto del rival tras sufrir la expulsión de uno de sus defensores, debe ser considerado muy meritorio para los Pumas.

Directivos, cuerpo técnico y jugadores de este equipo han demostrado tener un enorme carácter y capacidad. No se ve todavía muy claro si esto les alcanzará para convertirse en serios aspirantes al título, pero ya de entrada les ha sido suficiente para sobreponerse a un largo momento del que parecía no saldrían vivos.

Todos ellos se han dedicado a trabajar casi en silencio y a tornar las críticas en elogios de la mejor manera, es decir, consiguiendo resultados positivos.

Les puedo asegurar que estos triunfos han llegado de la mano de la unidad de todos los estamentos de un club muy distinto, por lo complejo de sus estructuras, a los que conocemos.

Desde mi punto de vista Pumas no tiene a los mejores jugadores en lo individual. No creo que el mejor de sus hombres pueda ser ni siquiera designado entre las diez o quince figuras del torneo... Ni tampoco es el mejor conjunto, o el que pueda presumir de contar con la mayor franja de crecimiento... Sin embargo, sí se puede decir que es el que mejor está rentabilizando las virtudes de sus jugadores.

En otras palabras, bien pudiera decirse que es el que está obteniendo más con menos.

El triunfo del sábado pasado ante su rival más odiado, cuando todo indicaba que se avecinaba la derrota, habla de un plantel muy resistente. Estos Pumas parecen estar hechos para crecerse al castigo, para llegar al límite y de ahí empezar a despegar contemplando gustosos el asombro y desconcierto de quienes ya los sepultaban.

Los Pumas de José Luis Trejo ya le ganaron al campeón León y al subcampeón América... A los dos en condición de visitantes. Ya son terceros en la tabla de puntuación y a este ritmo se meterán en la Liguilla. 

rafael.ocampo@milenio.com

http://twitter.com/rocampo