A balón parado

La selección no está para perder el tiempo

Llamar a dos jugadores prácticamente desconocidos a una convocatoria de la selección mexicana de futbol, solo porque están a 45 minutos de distancia de donde se jugará el primer partido de preparación, no me parece una razón justificada ni valida.

Pero eso le permitieron a Juan Carlos Osorio… O lo que sería peor, a esa conclusión llegaron los directivos que le marcan las pautas y lineamientos a seguir, en este caso el holandés Dennis Te Kloese y Guillermo Cantú…

¿Qué méritos han hecho Uriel Antuna y Omar Govea para ser seleccionados nacionales en una gira importante, en la que enfrentarán a Bélgica y Polonia, dos selecciones clasificadas al Mundial de Rusia?

Ninguno. Absolutamente ninguno. El hecho de que Antuna esté enrolado en el Groningen (Holanda) y Govea en el Mouscron (Bélgica) no es motivo para que, aprovechando la ocasión de la gira por Europa se les llame, ni siquiera como testigos de palo en los entrenamientos del equipo.

Es muy factible que solo estorben.

Pero bueno, así están las cosas por los rumbos del representativo nacional. Por lo demás, fuera de esta acción poco entendible, lo que tiene que hacer Osorio no le da lugar a demasiadas cosas. Ante rivales tan fuertes, sobre todo la selección belga, debe ensayar con el mejor cuadro posible, pensando en que éstos pudieran ser adversarios de primera ronda en el Mundial.

Reprobaría que saliera con el tema este de las rotaciones absurdas que tanto se le han criticado. Mientras mejor ponga a prueba a sus mejores hombres, más garantía tendrá de que las cosas le pueden salir mejor en la Copa del Mundo.

Dispondrá prácticamente de lo mejor… Sin Rafael Márquez, al que difícilmente rescatará por todos los líos que sigue enfrentando; sin Jesús Manuel Corona, quien se encuentra indispuesto físicamente… Los demás que deberían estar, ahí están con él ya entrenando. Ojalá que el colombiano le de la seriedad que la ocasión amerita.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo