A balón parado

Un sábado relajado, un domingo dramático

Con el regreso del talentoso argentino Rubens Sambueza, el Toluca literalmente humilló en Torreón la noche del pasado miércoles al Santos Laguna. No veo cómo los dirigidos por José Manuel de la Torre puedan remontar ese marcador... De visitantes, en la nueva Bombonera de la capital del Estado de México, insisto, no veo cómo.

Pudiéramos decir que la jornada del sábado solo servirá para testificar el anunciado pase ya de los primeros semifinalistas: los Tigres y los Diablos Rojos... Los lugares 7 y 4 de la tabla general.

El domingo en la noche es el día en que las cosas se pondrán realmente buenas. Todo indica que los Xolos no deberían tener demasiados problemas para superar el 1-0 con el que los Monarcas ganaron el jueves por la noche. Como sea, si algo han demostrado los michoacanos es que son portadores de recursos ofensivos, pero sobre todo de corazón para no darse nunca por derrotados.

Con todo, creo que pasarán a la siguiente ronda los dirigidos por Miguel Herrera. Y el número uno de la clasificación mantendrá su sitio... Si esto es así, la primera semifinal sería entre los tijuanenses y los actuales campeones.

Los dirigidos por Hernán Cristante en cambio, tendrán que esperar que se resuelva el duelo con mayor incertidumbre o el que luce más parejo. Entre que las Chivas han dejado de perder el brillo que llegaron a presentar en algún momento del torneo y que los rojinegros del Atlas, con el dinamismo y velocidad en todas sus líneas como bandera, han crecido de forma notable, las cosas de verdad no permiten jugársela por alguno.

Sería más atractivo un Chivas vs Toluca... Pero los atlistas sueñan con un título que se les niega desde 1951...

Aun sin los tres equipos capitalinos, tres de los cuatro con más poder de convocatoria de nuestro futbol, la Liguilla se muestra sólida, incuestionable. Hoy nadie debate ya ni esta forma de designar al campeón, ni los torneos cortos.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo