A balón parado

Aquí, no le resultará fácil encontrar trabajo

No sé dónde vaya a parar Gustavo Matosas. Vamos, ni siquiera se sabe si tiene ganas de dirigir la próxima temporada en el futbol mexicano. Lo que sí resulta fácil de determinar es que la directiva que pretenda tenerlo como entrenador de su equipo tendrá que darle absolutos poderes en el armado de la plantilla y, por supuesto, un presupuesto realmente importante.

Pocos son los equipos que reúnen estos dos requisitos. Sobrará el que le garantice ese don pleno de mando, pero son muy pocos los que tienen cartera abierta para que pueda tener a los jugadores que sabemos le gustan para modelar su plantilla.

No vayamos muy lejos. Se habla de que el Cruz Azul es uno de los interesados. Y reitero el “se habla” porque al día de hoy no he escuchado a nadie en este equipo, empezando por su presidente Guillermo Álvarez Cuevas, que reconozca este interés.

Bueno pues el Cruz Azul ya no es lo que llegó a ser hace algunos años en el terreno de los dineros. No digo que el equipo de la cooperativa cementera no invierta sumas apetecibles para cualquiera, pero sí que hay varios clubes por encima de ellos en este sector. A La Máquina le alcanza para tener una buena contratación por año, pero no para dos o tres, y menos como para hacerse de los servicios del director técnico que más cobra en la Liga MX.

Quitando al América, quizá sólo los Tigres y el Monterrey dispongan de mayor presupuesto que el Cruz Azul… Podríamos poner ahí casi al mismo nivel a las Chivas. Bueno pues resulta que estos tres conjuntos tienen entrenadores firmes para la campaña que empezará a principios del próximo agosto: Mohamed y Ferretti con los norteños; el Chepo de la Torre, con los rojiblancos.

Si Gustavo Matosas no vende sus principios (que espero no lo haga), los que lo llevaron a alejarse de un proyecto en el que no pudo respaldársele, no le resultará nada sencillo volver a trabajar pronto en el futbol mexicano. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo