A balón parado

Las respuestas que ojalá nos dé "Rafa" Márquez

Le pregunto a Jesús Martínez Murguía, el joven presidente del León, qué llevó a Rafa Márquez a aceptar la oferta del modesto Hellas Verona de la liga italiana e irse así, con el torneo iniciado, agradecido y agradeciéndole a todos pero dejando un vacío un tanto inexplicable.

Me dice: “Rafa, eso hay que preguntárselo a él. Las mismas preguntas que haces me las hago yo”.

¿Un jugador que ha ganado todo lo que se puede ganar a nivel de clubes, a los 35 años de edad, a unos pasos del retiro, va en busca de la gloria deportiva a una liga como la italiana y a un equipo como este, que finalizó en la décima posición la temporada pasada?

¿De verdad es un sueño para un futbolista de nuestros días retirarse en la Serie A italiana?

Es cierto que el único que podrá responder esto es el propio capitán de la selección nacional durante la pasada Copa del Mundo.

Y también todo puede iniciar y terminar con un muy respetable: “Porque quise”.

Como sea, ojalá pronto Rafa Márquez se decida a ser un poco más amplio en su explicación de por qué deja a un equipo bicampeón con el que acababa de renovar contrato, querido y respetado por sus aficionados y por qué, tocando otro rubro que parece extraño pero es importante, se aleja de un mercado que lo ha convertido en símbolo de tantas marcas comerciales, lo que le representa un ingreso importante.

Y todo por el Hellas Verona que en sus casi 100 años de historia se ha pasado más temporadas en la segunda división que en el máximo circuito.

Como sea, y por lo que sea que Rafa haya decidido dejar la Liga Mx, ojalá que le vaya muy bien. Es un jugador que ha sabido recuperar su fortaleza física y el respeto por la profesión y eso es lo que le permitió tener un buen mundial. No tengo la menor duda de que, aun a su edad, va a destacar, por la enorme clase que acumula, en la dura Serie A. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo