A balón parado

¿Quién responde por los 29 casos de doping?

La revelación periodística que La Afición-Milenio difundió ayer por la mañana a través de su portal laaficion.com merece una explicación amplia no sólo por parte de la Liga Mx y la Federación Mexicana de Futbol.

Si los dopings que se vienen presentando de unos años a la fecha en futbolistas mexicanos sometidos a controles internos, son por la sustancia clembuterol, ¿por qué en su momento no lo hacen público?

¿Por qué no se involucra a las autoridades sanitarias correspondientes para que se tomen medidas reales que terminen con la contaminación de la carne de res que se consume en el país?

Es gracias a un informe de la Conade, en cuyo laboratorio se realizan o realizaban esos controles antidopaje, que nos venimos a enterar que entre los años 2011 y 2013, un total de 29 futbolistas con activo registro en la FMF, dieron positivo. La sustancia dopante y los nombres de los contaminados por ella no se nos dieron a conocer pues la ley protege esa secrecía.

Este informe de la Conade lo obtuvimos en respuesta a una solicitud enviada por Héctor González, coordinador de futbol de La Afición-Milenio, al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Gracias a este texto sabemos también que esos análisis se practicaron en forma exclusiva a integrantes de selecciones o preselecciones nacionales de futbol, pues son las únicas pruebas que en ese periodo el laboratorio de la Conade recibió provenientes de este deporte.

En la Liga Mx y en la FMF están seguros que se pueden guardar esta información porque tanto la Agencia Mundial Antidopaje como la FIFA tienen información suficiente y probada de que el clembuterol es una sustancia que constituye un problema de salud pública.

Pero primero tenemos que estar seguros que esos 29 casos positivos fueron por clembuterol. Y aun así lo insoportable es el silencio.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo