A balón parado

Que se repita en el Azteca el abrazo entremezclado de Columbus

Pase lo que pase el próximo domingo en el Estadio Azteca, la selección mexicana de futbol estará en el Mundial de Rusia 2018. El equipo dirigido por Juan Carlos Osorio se está comiendo la eliminatoria. De visita y de local se ha mostrado muy superior a sus adversarios.

No es pues ocioso preguntarse, a un año de la justa mundialista, para qué irá nuestro representativo a esta Copa del Mundo. Para qué y con quién. Es decir, con qué jugadores.

Estos 23 elementos que dio a conocer Osorio para conformar el plantel que se irá en unos días a jugar la Copa Confederaciones pareciera que son los que tienen que estar siempre, que son los mejores.

Con estos jugadores, en su gran mayoría ya probados en eventos internacionales, ¿el futbol mexicano puede aspirar a jugar el quinto partido en un Mundial jugado fuera de casa?

Dependerá siempre de los rivales que toquen, de si el grupo es accesible o no, de si se avanza a la ronda siguiente toca una selección que no sea invencible como lo han sido en otras Copas una Alemania o una Argentina...

Por supuesto que servirá verlos en unos días más contra el campeón de Europa, Portugal, contra Nueva Zelanda y contra Rusia.

No hay pretexto alguno para que al representativo nacional, este que arrasa en su eliminatoria, no se le exija cuando menos llegar a la semifinal de esta Confederaciones.

Por cierto, ojalá se le ocurra a la Federación Mexicana de Futbol y a la Concacaf misma, repetir el gesto que se registró el 11 de noviembre pasado en Columbus. Una foto con los jugadores de Estados Unidos y de México entremezclados, en el Estadio Azteca, mandaría un positivo mensaje contra el provocativo y ofensivo discurso del presidente Donald Trump.

Aunque últimamente ha abandonado sus palabras retadoras, lo mejor sería recordarle a este hombre que quienes están por el respeto son más y se encuentran bien alertas.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo