A balón parado

¿Y los refuerzos de las Chivas?

¿Qué van a hacer las Chivas para encarar con mejor plantel un torneo que será fundamental para evitar el descenso?

¿Qué es lo que pasa con el Guadalajara? ¿No tiene dinero su propietario ya? ¿O Jorge Vergara no está dispuesto a seguir dilapidando sus fondos en la llegada de refuerzos de renombre que terminan por no darle nada?

¿O simplemente los rivales no le quieren vender?

Hasta ahora, las Chivas sólo pudieron contratar a Isaac Conejito Brizuela, quien llegará del Toluca con el que no tuvo precisamente su mejor campaña, y tendrán durante seis meses nuevamente al Cubo Torres.

Brizuela brilló sí, hace un año cuando estuvo prestado en el Atlas y luego parecía que podría convertirse en una gran figura tras su aparición con la selección nacional de Miguel Herrera y con esta logró colarse en la lista final que acudió al Mundial de Brasil.

Pero no se antoja que el Conejito sea la solución ofensiva que necesita el Guadalajara.

Se hablaba de que los rojiblancos irían por Pablo Barrera, pero si eso fue verdad, se les adelantó el Monterrey. Se dice ahora que irán por Gerardo Flores, aprovechando que el Cruz Azul es el único equipo que podrá negociar jugadores hasta el próximo día 28.

Cerrado el Draft o sistema de transferencias, y sabiendo que Chivas sólo tiene en sus filas jugadores mexicanos, lo único que le queda a los dirigidos por el Chepo de la Torre es comprar o intercambiar jugadores con el Cruz Azul.

La única herramienta de la que podrá echar mano el equipo más popular del futbol mexicano es el del concepto equipo. Importante y necesario, no queda duda, pero insuficiente para alcanzar brillantez, que es también lo que se le reclama a este club.

Es inevitable contrastar lo que viene haciendo el gran rival, el América. Campeón y, para que no quede duda alguna de lo que se busca, súper reforzado al día siguiente de coronarse.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo