A balón parado

La redención del Cruz Azul

Lo dijo muy bien Luis Amaranto Perea, qué manera de sufrir la del Cruz Azul. Verdaderamente con angustia, soportando al final la acometida de todos los jugadores del Toluca, de todo el público que apoyaba a los Diablos Rojos y de todos los malévolos fantasmas que tantas finales les robaron. Contra todo ello, por fin, los cruzazulinos pudieron.

Y es que tras haber ganado hace un año la Copa Mx en una final contra el Atlante que se extendió a la serie de penales, el Cruz Azul perdió de forma increíblemente lastimosa la liga contra el América, llevando a sus millones de seguidores al mismo estado de indefensión y vergüenza en el que llevaban tantos años.

Por eso anoche en Toluca lo que se vivió fue una especie de redención. Por eso el llanto emocionado del Chaco Giménez, por eso tantas muestras de desfogue y agradecimiento de Luis Fernando Tena, recordando a la fallecida hija (Mónica) de Billy Álvarez Cuevas, el presidente del equipo.

No importa que el título de la Liga de Campeones de la Concacaf llegara tras una serie a dos partidos que terminó empatada y que se quedó en las vitrinas cruzazulinas por el gol de visitante anotado por Mariano Pavone. El chiste es que el Cruz Azul representará a la región en el Mundial de Clubes que se jugará en Marruecos a finales de este año. El chiste es que el Cruz Azul volvió a ganar y que este grupo de jugadores, si bien no ha obtenido un torneo de liga, lleva ya dos trofeos en sus alforjas.

Y lo bueno es que es muy probable que terminen el campeonato en primer lugar y entren a la Liguilla como favoritos. Ya se verá en unas cuantas semanas.

   Por lo pronto que nadie le quiete a los cruzazulinos su derecho a festejar un campeonato, que nadie salga con que no se vale porque se trata simplemente de la Liga de Campeones de la Concacaf. Si se hubiera perdido esta final, las burlas estarían más estruendosas que cualquiera de los festejos más atrevidos que hasta ahora se haya dado.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo