A balón parado

La razón del llamado del "Cubo" Torres

Que Miguel Herrera haya decidido convocar a Érick el Cubo Torres, habla sobre todo de que no tiene a su disposición una buena baraja de delanteros, gente no sólo probada, sino atacantes con reales condiciones para hacerse de la titularidad en la selección nacional y aportarle el gol que tanta falta le ha hecho en los juegos decisivos.

Puede leerse muy rudo esto que escribo, pero lo hago con pleno conocimiento de causa. Pese a los goles que ha anotado en las Chivas de la MLS, el Cubo sigue siendo casi el mismo jugador que tanta decepción causara en su última etapa con el Guadalajara de la Liga MX.

He visto los partidos del Cubo y comentado muchos más de una Liga que, pese al gran desarrollo que han adquirido en materia organizativa y mercadológica, sigue muy lejos de generar un futbol de buena calidad dentro de la cancha.

El Cubo sigue flotando demasiado fuera del área, sin presencia física dentro de la misma como para ser considerado un buen centro delantero; sigue queriendo engañar, tirándose al césped en cuanta oportunidad siente que debe de hacerlo, irritando a sus marcadores… Y, por más musculatura que ha ido adquiriendo, no es capaz de mostrarse realmente poderoso en el uno contra uno… Es oportunista y listo, eso sí, y sabe moverse y desmarcarse… Pero ni tiene un gran remate de cabeza ni un disparo muy fuerte con los pies. Tampoco aporta tanto al momento de iniciar la defensa, buscando recuperar el balón cuando el equipo rival quiere salir con la pelota controlada.

Si Torres es hoy convocado se debe a que en la lista de elementos llamados para enfrentar a Chile en San Francisco, el próximo 6 de septiembre y a Bolivia, en Denver, tres días después, no es posible incluir a gente como Javier Hernández, Raúl Jiménez o el mismísimo Alan Pulido.

Miguel Herrera puede pensar lo contrario y estar convencido de que Torres merece ser visto y examinado. Muy bien. Está en todo su derecho.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo