A balón parado

No puede dar lo mismo un Ancelotti que un Bielsa o un Ferretti

Sería sano que a partir de mañana sábado, día en el que tomará de forma oficial las riendas de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María establezca los criterios con los cuales se está buscando o se buscará al entrenador de la selección nacional, el que sustituirá a Miguel Herrera.

No puede ser que no exista un eje que defina esta búsqueda. No puede ser que resulte lo mismo pensar que se puede contratar a entrenadores con reconocimiento mundial que a los que nada más son conocidos en casa.

Del italiano Carlo Ancelotti o el alemán Jürgen Klopp a los Ricardo Ferretti o Gustavo Matosas o Pedro Caixinha existe no sólo un enorme mar de distancia, sino una infinidad de precisos conceptos que definirían las partes sustanciales de un proyecto. No puede resultar, insisto, lo mismo uno que otro.

¿Qué quiere la FMF? Tampoco puede ser que les de lo mismo un experimentado pero temperamental y explosivo Ferretti que un experimentado pero calmado Vucetich… Eso en cuestiones de carácter o de disciplina. En cuanto a estilo de juego también aplica la pregunta: ¿quieren uno ofensivo o quieren uno defensivo?

Creo que al final todo estará marcado porque este ejercicio que se centra en lo deseado en estos momentos, termine muy pronto en lo posible.

Entre los extranjeros de renombre ya citados y los del medio nacional que suenan como candidatos naturales, aparece uno que se sitúa en medio: el argentino Marcelo Bielsa. Este hombre conoce a la perfección el futbol mexicano y ha tenido grandes experiencias como seleccionador nacional de Argentina y de Chile… Hoy está vinculado al Olympique de Marsella de la Liga francesa. Bielsa, que dirigió en México al Atlas y al América, no es nada fácil, en ningún concepto.

Es cierto que hasta ahora ningún directivo ha dicho nada y todos los nombres que se han mencionado han sido puestos por los medios o por los propios aficionados. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo