A balón parado

El pitorreo de los violentos

La carencia de la tecnología adecuada lleva a que medidas disciplinarias, como las que se toman contra los aficionados violentos, se conviertan en un hazmerreír. O en el mejor de los casos, en buenos deseos imposibles de implementar.

El Cruz Azul sufrió una invasión de cancha en su último partido como local. Aquel en el que quedó eliminado ante el Toluca en la Liguilla pasada. Fueron porristas perfectamente identificables, que surgieron del grupo donde se sitúa la barra o porra llamada “Sangre Azul”. Existen videos, fotografías, tiempo para estudiarlas, para ponerles nombre y apellido, hasta apodos.

Pero un poco al margen de esta investigación, la Comisión Disciplinaria de la FMF castigó al club con un partido de local sin acceso de su público. El partido que jugará mañana el Cruz Azul contra el Santos, correspondiente a la fecha 2 del torneo, se realizará con las tribunas vacías.

Para el siguiente juego de local de los cementeros, el que sostendrán contra el Veracruz, es el que la directiva que encabeza Guillermo Álvarez Cuevas decidió no vender boletos a los violentos, lo que es lo mismo que no permitir su acceso al estadio.

Pero más allá de que la medida suena lógica y hasta valiente, ¿cómo le van a hacer para cumplirla? ¿Qué recursos tienen a la mano para identificar a esos violentos si éstos deciden hacerse de boletos en la reventa, por ejemplo?

Yo he ido infinidad de ocasiones a un estadio como el Azul y no te piden al momento de ingresar tu nombre, ni algún documento que te identifique.

¿Por qué no se invierte en el futbol de la Primera División en un sistema de identificación de huellas digitales?

La violencia que de forma cotidiana se hace presente en los estadios o en sus inmediaciones es un problema fuerte y real. Pero la impunidad sigue reinando y este tipo de gente se pitorrea de las sanciones que se fabrican en su contra.  

http://twitter.com/rocampo