A balón parado

La pésima señal de recurrir al "Cubo" Torres

¿A quién se le puede ocurrir intentar acabar con la principal falencia de un equipo de futbol, en este caso la incapacidad para hacer goles, contratando a un refuerzo que lleva meses sin anotar un solo gol?

Pues al Cruz Azul. ¿Qué otro?

El equipo que mal dirige Tomás Boy anunció hace ya algunas horas la llegada de Érick Cubo Torres como contratación temporal (de cara a la Jornada 8).

Eso pese a que cuenta en el plantel con tres jugadores extranjeros que están para ocupar ese rol de goleadores: el paraguayo Jorge Benítez, el argentino Jonathan Cristaldo y el ecuatoriano Joffre Guerrón.

¿Tiene tanto dinero el Cruz Azul como para desperdiciarlo en este tipo de decisiones?

¿A qué jugador de estos tres, llegados como grandes figuras, piensa cortar mandando a la tribuna o a la banca el señor Boy para darle cabida a su nuevo refuerzo?

Lo importante es por qué decidieron el entrenador y el vicepresidente deportivo, Eduardo de la Torre, que un elemento como Torres puede serles de utilidad?

¿Dónde diablos queda su planificación? ¿Cómo puede ser que de pronto se les ocurra que necesitan a este muchacho que no ha demostrado casi nada en el profesionalismo?

Del Cubo Torres vivimos como jugador del Guadalajara una tendencia casi ridícula a tirarse dentro del área para simular penaltis. Algo que los mismos árbitros ubicaron como una trampa y terminaban por no marcarle nada a favor.

Torres es un jugador que se queda casi a medias en todo. No es tan fuerte, no es tan veloz, no es tan habilidoso, no es tan potente… Y no es precisamente un goleador de raza. En la mejor de las descripciones es un oportunista.

Quizá el Cruz Azul, que no domina desde hace muchos años el éxito en el futbol, esté recurriendo a estos extraños azares de la suerte. Poner ahí, en el sitio donde se ganan los partidos, a un tipo que en algún momento ha tenido ese perfil. Pero hay que recordar que nada más en algún momento… Un momento que no puede alcanzar para esperanzar a nadie.

Qué triste ver a este Cruz Azul tan a la deriva.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo