A balón parado

Se perfila una final desafiante

No habría una final más desafiante de los poderes de siempre en el futbol mexicano que un Pachuca vs León.

Y esa es la que se perfila hasta el momento. Si todo termina el sábado y el domingo próximos como parece, el Grupo Pachuca, asociado con Grupo Carso, estará garantizando el campeonato.

Está en manos del Santos Laguna y del Toluca, que cerrarán las semifinales respectivas en casa, permitir o no esta final entre dos equipos que pertenecen a un mismo grupo de propietarios. Unos empresarios que, se puede decir con bases, incomodaron demasiado al anunciar su acuerdo hace apenas algunos meses.

A reserva de esperar acontecimientos bien vale apuntar que, hasta ahora (y digo “hasta ahora” en concesión de los respetables escépticos), no ha pasado nada irregular o deshonesto, nada que indique que ese poder establecido esté operando o moviendo los hilos para que Pachuca y León no lleguen a esa final tan desafiante.

Recuerdo muy bien las conjeturas y comentarios diversos que alertaban sobre una actitud que, insisto, hasta ahora no se ha visto: el que Televisa o la misma Televisión Azteca harían que el arbitraje (¿quién más?) terminara afectando al León o al Pachuca o pudiera agregarse también a los Estudiantes Tecos, que disputan la final de la Liga de Ascenso contra los Leones Negros y que también pertenecen (bendita multipropiedad) al Grupo Pachuca.

Para muchos esto será una señal suficientemente fuerte de que impera el juego limpio en la Liga MX.

A mi simplemente me parece un hecho destacable, tan llamativo como las especulaciones y rumores que se centran en las sospechas que no pasan de ser sospechas.

Hay que tener la honestidad de reconocer una cosa como la otra, sin importar que alguna de ellas venga a descomponer nuestras creencias o fijaciones.

Al margen de los merecimientos de cada uno de los cuatro equipos sobre la cancha, se me antoja una final entre Pachuca vs León nada más por cuestiones de salud mental de una Liga que a veces necesita renovar su credibilidad. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo