A balón parado

La perfección que requiere Ricardo Ferretti

En principio me pareció fuera de lugar que para cumplir con un partido, por más trascendente que éste resulte, la selección mexicana de futbol apartara con tanta anticipación (ese compromiso está pactado para el sábado 10 de octubre), un listado de 32 jugadores.

Pero al final entendí que no está nada mal lo que hizo Ricardo Ferretti. Manda un mensaje claro a cada uno de esos jugadores. Por un lado, les deja ver que cuenta con ellos, lo que mata incertidumbre… Por el otro lado, les avisa que tienen que competir para ganarse un lugar entre los 22 que finalmente convocará.

Como viejo lobo de mar que es, el Tuca se quita cualquier presión con el referido listado, pues incluye a Guillermo Ochoa, Giovani y Jonathan dos Santos. Los tres que se supone estaban castigados y por ello no fueron considerados para los juegos contra Trinidad y Tobago y Argentina, jugados a principios de este mes.

Falta conocer ahora el plan de trabajo preciso que ordenará Ferretti para la semana previa al juego contra Estados Unidos. Los jugadores empezarán a concentrarse desde el domingo 4 de octubre… Supongo que para el lunes 5 se podrá ya tener una primera práctica y una buena sesión de estudio del rival. Y así el martes 6, miércoles 7 y jueves 8 o el mismo viernes 9, dependiendo del día en que se decida viajar a Los Ángeles… O bien se puede citar ya a los “internacionales” directo a la ciudad californiana.

El caso es que Ferretti podrá disponer de hasta cuatro días de entrenamientos serios y formales… Siempre insuficientes para enfrentar a un rival que lleva con el mismo entrenador desde julio de 2011, todo un ciclo mundialista… Y con una misma base de jugadores.

Ganarle a los estadunidense en Pasadena, y conseguir con ello el pase a la Copa Confederaciones 2017, será toda una gesta. Algo que empieza con una serie de decisiones acertadas y concadenadas. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo