A balón parado

¿Pelele, administrador o verdadero jefe?


Se asegura que Luis Miguel Salvador será designado en las próximas horas o días el nuevo director de la Comisión de Selecciones Nacionales de la Federación Mexicana de Futbol. Ocuparía el puesto que dejó vacante Santiago Baños.

Me parece que el ex jugador del Atlante y ex presidente de los Rayados del Monterrey tiene la capacidad, la experiencia y la personalidad para ocupar un cargo de esta responsabilidad.

Creo, sin embargo, que antes del nombre la FMF debería de precisar o definir la responsabilidad de quien ocupe este puesto en su organigrama de cara al trabajo del director técnico de la selección mayor, en este caso Juan Carlos Osorio.

La pregunta es obligada. ¿Luis Miguel Salvador u otro que ocupe el lugar de Baños, le va a ordenar a Osorio que deje de hacer las tan criticadas rotaciones?

¿O le van a pedir al colombiano que juegue con línea de tres o con línea de cuatro atrás? ¿O que convoque y ponga a jugar a medios de contención naturales? ¿O que corrija o mejore la preparación mental de sus jugadores?

El tema es saber cuál es el poder del director de Selecciones Nacionales. ¿Cuál es también su responsabilidad?

O planteado de otra manera: ¿Se espera algo en lo deportivo del director de selecciones nacionales?

Con Héctor González Iñárritu, en los breves y cuestionados procesos de José Manuel de la Torre y Miguel Herrera, la responsabilidad era administrativa sobre todo. Es decir, a qué hotel llegaban en giras, en dónde entrenaban, qué comían, cómo vestían, a qué hora se dormían... En qué vuelos se irían y regresarían, que los boletos de avión se compraran a tiempo...

La verdad es que para cumplir con estas tareas da un poco lo mismo si se fue jugador de futbol profesional o no... Para esto basta con ser un buen administrador y ser una persona atenta y responsable.

Sería bueno, en todo caso, conocer los proyectos de Salvador o cualquier otro que quiera ese puesto.