A balón parado

No pasó nada, no pasa nada… la selección de futbol más impune

A Javier Chicharito Hernández no lo incluyeron en la convocatoria de seleccionados nacionales dada a conocer ayer por Juan Carlos Osorio.  Pero no fue llamado no por algo raro, del tipo represalias o castigos. El delantero del Bayer Leverkusen está lastimado y no se encuentra en condiciones de jugar.

Así que realmente no hay novedad ahora que el equipo nacional se vuelve a reunir, tras la nada digerida goleada ante los chilenos con la que se despidió de la Copa América Centenario.

Si alguien de verdad se creyó aquello de que habría una nueva selección y que las divas de siempre saldrían para dar cupo a sangre nueva, pues qué equivocación.

Osorio decidió llamar inclusive al veterano Rafael Márquez, el capitán con el que se incomodó tras retirarse unos días de la última concentración para asistir al nacimiento de su hijo.

Están prácticamente todos los que participaron del fracaso más estrepitoso de la historia de la selección nacional. Incluido el portero que se tragó los siete goles, Guillermo Ochoa.

Y también en el sentido de los ausentes, Juan Carlos Osorio se dio el lujo de prescindir nuevamente de Giovani dos Santos.

Pareciera todo un homenaje a la impunidad. Aquí no ha pasado nada. La goleada humillante no ha traído ninguna consecuencia: sigue el mismo entrenador, con su cuerpo técnico intacto; siguen los mismos jugadores, como si no hubiera pasado por su terrible desempeño aquel hecho.

¿Qué dirán o qué habrán pensado los que toman decisiones en el Tri? Para que mover el avispero, finalmente vienen dos rivales (El Salvador y Honduras), en duelos intrascendentes. La clasificación al Hexagonal clasificatorio rumbo a Rusia 2018 está asegurada.

Dicen que los jugadores convocados, hablando de las divas del plantel (los Ochoa, los Márquez, los Guardado), cambiarán su comportamiento y serán más humanos… Eso nadie se lo cree.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo