A balón parado

De verdad, ¿lo único que importa es el veto al Pirata Fuente?

No acabo de entender cómo un hecho tan bochornoso, como la trifulca que se desató durante y después del partido del viernes pasado en el Estadio Luis Pirata Fuente de Veracruz, quede solo en manos de la Federación Mexicana de Futbol.

¿Dónde están las autoridades federales, estatales y municipales? Por ningún lado.

¿Por qué todo mundo está en espera de la conclusión de la investigación que lleva a cabo la Comisión Disciplinaria de la FMF? Digo, es importante saber si el equipo local recibirá o no un veto y por cuántos partidos, pero no deberíamos estar todos reclamando la acción judicial sobre los agresores?

Qué fácil es perder la atención de lo realmente importante.

Si el Veracruz es sancionado con un juego de veto seguramente decidirá jugar su siguiente partido como local a puerta cerrada. Es la manera de mantener la ventaja que da el jugar en una cancha conocida y hasta para la televisora que tiene los derechos de transmisión, en este caso Tv Azteca, es lo más cómodo.

¿Y los violentos, los que llevaron el picahielo, los que golpearon con un tubo de forma bestial a otro aficionado, el que se atrevió a inhalar cocaína en plena tribuna? Esos van a estar felices en sus casas, o en alguna cantina, viendo ese partido y los más que quieran.

Terrible la impunidad de la que gozan los violentos del futbol mexicano. ¿No tendría que estar la Liga Mx, el Veracruz, los Tigres, exigiendo, verdaderamente exigiendo a las autoridades resultados en su labor de detener y castigar a esos violentos?

Yo digo que absolutamente sí.

La Liga Mx debe ser la principal ofendida. Pero no. Ahora resulta que lo único que importa es cuántos partidos le dan de veto al Pirata Fuente. Pobres autoridades de los tres niveles de este país. Si este tema los rebasa, los va a rebasar cualquier otro. Si no actúan con firmeza y eficiencia en esta historia que le ha dado la vuelta al mundo, en cuál sí.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo