A balón parado

Osorio debería ser despedido. No bastan sus disculpas

En la conferencia de prensa posterior al partido, el entrenador quiso, a su estilo, explicar por qué el equipo chileno fue superior, aplastantemente superior a sus dirigidos. Algo dijo de que quiso tener la pelota y de que con un planteamiento similar al adversario (4-3-3) nunca pudo ganar esa batalla pues los tres mediocampistas rivales, Arturo Vidal, sobre todo fueron muy superiores.

Me llamó la atención algo más: recurriendo al lugar común de estas masacres futbolísticas, Osorio se echó la culpa total de la humillación, reconociendo que él es el que se había equivocado. Pero casi al final de su exposición ante los reporteros dio a entender que el juego se perdió simplemente porque los jugadores chilenos son mejores tácticamente que los mexicanos.

¿Entonces? ¿El partido lo perdió él o lo perdieron sus jugadores?

Bonita la hora que escogió para sincerarse el entrenador de origen colombiano.

Osorio debería de ser despedido. No se puede aceptar que la selección mexicana de futbol se vaya de "su" Copa América sin llegar siquiera a semifinales. Y menos se debe tolerar que siga al frente del equipo el responsable de una derrota tan humillante. Coincido con la enorme mayoría que ha sintetizado así las cosas: se puede aceptar una derrota ante los chilenos, que son un extraordinario equipo, pero no de esa manera.





rafael.ocampo@milenio.com

twitter:@rocampo