A balón parado

El nuevo ojo por ojo del salvaje futbol nuestro

Qué año horrible el que ha vivido la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol. No le han faltado temas de profundo análisis y complicada resolución.

Los últimos dos, aunque a la luz del amor a los colores de los equipos involucrados pudieran parecer simples, no lo son:

Que el argentino Rubens Sambueza, que tan bien le había caído al juego del Toluca tras haber quedado fuera del América, quede inhabilitado el resto del torneo, tras haber lesionado al jugador de las Chivas, Isaac Brizuela, es una decisión drástica.

Lo mismo pasa con el colombiano del León, Andrés Andrade, quien le hizo una falta al ecuatoriano Renato Ibarra, del América, que terminó con una fractura de éste.

Aquí lo primero que hay que resaltar es que quienes solicitaron la inhabilitación de Sambueza y Andrade fueron las Chivas y el América. Ambas directivas alegaron no solo dureza, sino mala intención. Si no se hubiera dado esta solicitud, seguramente el tema habría terminado con una simple suspensión de dos o tres partidos.

La Comisión Disciplinaria se encuentra en ese proceso, el de determinar si hubo intención de causar lesiones tan graves como resultaron. Por lo de mientras, inhabilitó a los jugadores agresores. Determinar esta intencionalidad es lo que no resultará ninguna tarea sencilla. En el futbol existe el infortunio, la mala suerte.

O entonces que pongan las cosas más fáciles y que en el reglamento que rige a la Liga Mx (que, por lo demás, es el de la FIFA misma), se escriba que cualquier jugador que propine una lesión que termine obligando a ese jugador a ausentarse de su actividad, en automático inhabilite el mismo tiempo en que el jugador lesionado tarde en regresar a las canchas, al responsable de ello.

Pero tampoco esto es fácil. A veces las rehabilitaciones de jugadores lesionados son mal llevadas por los equipos médicos... ¿Ahí qué procede?

En fin, que semanas tan complicadas las que se han vivido en la Liga Mx.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo