A balón parado

El ofensivo y agradable arranque de torneo

La Liga MX está adquiriendo un matiz ofensivo muy agradable. El intenso y emocionante duelo entre los Rayados y el Pachuca la noche del martes pasado, que concluyó con un 4-3 a favor de los locales, es la mejor muestra de la forma en la que la mayoría de los entrenadores y directivas ha decidido hacer frente a su compromiso en este torneo.

Concluida apenas la fecha 4 se pueden enlistar, además del citado, varios partidos que han resultado vistosos, con goles de por medio, con capacidad de respuesta de los rivales que se ven abajo en el marcador…

El denominador común en este arranque ha sido el querer ganar… Y esto, en un futbol que iba hasta hace poco por un ritmo contrario, debe de destacarse.

No recuerdo un torneo en el que tantos directores técnicos de vocación ofensiva se encontraran activos.

Los de la vieja guardia Carlos Reinoso (con Veracruz) y Ricardo La Volpe (con Chiapas) y Enrique Meza (con Morelia)… Otros considerados “lavolpistas”, como Sergio Bueno (Cruz Azul) y Rubén Omar Romano (con Tijuana)…

El adalid de este tipo de juego en los últimos torneos, el uruguayo Gustavo Matosas dirige ahora al Atlas… Y, por supuesto, Pedro Caixinha, con el Santos.

Dos hombres más que sin mucho nombre o blasones, empiezan a destacar también por su irrefutable estilo abierto y arriesgado: el uruguayo Diego Alonso (con Pachuca) y el argentino Pablo Marini (con Puebla)…

Los argentinos Carlos Bustos y Juan Antonio Pizzi, al frente de Dorados y León, respectivamente, se suman también sin problema alguno a esta manera de concebir el futbol… Aquí ya van 11 de los 18 entrenadores.

Súmele a Ignacio Ambriz, Antonio Mohamed y Ricardo Ferretti que si bien no se caracterizan por su apuesta ofensiva, sí les han armado o llegaron a dirigir verdaderos trabucos ofensivos, por lo que no les queda de otra que atacar.

Quedan José Manuel de la Torre (Chivas), Guillermo Vázquez (Pumas), Víctor Manuel Vucetich (Querétaro) y José Saturnino Cardozo (Toluca)… Ellos venden el equilibrio. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo