A balón parado

Los números que espantan a Vergara y a Higuera

Es irremediable volver sobre el tema Chivas TV. Finalmente la aplicación se estrenó la noche del sábado pasado para difundir el primer partido de los rojiblancos como locales.

En entrevista con Héctor González, el directivo que ha estado a cargo de este proyecto, José Luis Higuera, se autocalificó con un aprobatorio 7.5, una cifra un tanto generosa de acuerdo con lo que se pudo ver.

¿Pero qué rubros son los que englobó el señor Higuera para determinar este promedio?

¿La calidad técnica de la señal? ¿Que ésta no presentara interrupciones? ¿El desempeño de los dos experimentados narradores, su ritmo, su imparcialidad, su conocimiento del juego y los jugadores?

¿O será por el dinero que ingresó a la cuenta bancaria del club por lo que pagaron por este partido cada uno de los suscriptores? ¿Qué más? Porque si midió el alcance de la misma, habría que ponerse un número por debajo del cero. Insisto en que Chivas TV debe revisarse, sobre todo, por este tema. ¿Cuánta gente vio el último partido de las Chivas como locales en la señal que difundió Televisa el torneo pasado y cuántos la vieron ahora? O para no irnos tan lejos: en la jornada uno de este torneo, las Chivas jugaron contra los Pumas en el estadio Olímpico de CU y el partido se difundió en señal abierta de televisión, también por Televisa. ¿Cuánta gente vio ese encuentro y cuánta gente vio el del sábado por la noche, en el que las Chivas, por cierto, ganaron su primer partido del campeonato?

Resultan cifras que seguramente espantan a Jorge Vergara y al señor Higuera, cosa que podría ser lo de menos para la soberbia con la que ambos actúan.

Pero estas cifras lo que marcan de forma automática es la lejanía del equipo más popular del futbol mexicano respecto de sus millones de aficionados. Es un contrasentido que un equipo con tal base de aficionados tenga que transmitir sus partidos por internet. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo