A balón parado

Neymar Jr. Un fichaje de Estado

El forzado traspaso de Neymar Jr., que seguramente será presentado como nuevo jugador del París Saint-Germain el próximo fin de semana, marca de forma nítida el tipo de negocio que se ha montado con el nombre del futbol.

Coincido con quienes han definido este fichaje, no como el de un club de futbol, sino como el de un Estado (Qatar), urgido de referentes mundiales para el gran evento que lo catapultará a todo el orbe, el Mundial de futbol del 2022.

Por eso no importó pagar más de 100 millones de euros por encima del fichaje más caro que hasta hora se había registrado (en principio 222 millones de euros). Ya encontrarán la Unión de Asociaciones Europeas de Futbol (UEFA), así como las ligas francesa y española, como romper sus propios candados de Fair play financiero.

Entender esto es clave para todos los aficionados al futbol. No veo por qué hay espacio para un desgarramiento de vestiduras que reclama actitudes mercenarias.

Es cierto que el FC Barcelona no quería vender a una de sus máximas figuras, por ello el PSG ha tenido que recurrir a darle al jugador los millones de su cláusula de rescisión para que se los pague a su anterior equipo. Pero también es verdad que el Barcelona hace algo parecido cuando busca jugadores de refuerzo en otros clubes.

Para no ir más lejos, en este mercado busca al brasileño Coutinho cuando el entrenador del Liverpool, Jurgen Kloop, ha dicho que no se vende... Busca también al francés Dembelé, también cuando su club, el Borussia Dortmund, ha dicho que no se vende. Antes, buscaron al italiano Verrati, cuando el PSG se negaba a venderlo.

Y así la historia con prácticamente todos los clubes poderosos. Sus directivos se encargan de generar inquietud, de mandar mensajes, de ofrecer grandes sumas y mejores condiciones.

Nadie se había topado con un jeque tan poderoso como lo es el dueño del PSG. Ni tampoco se había conjuntado nunca el gusto de hacer un equipo triunfador en Europa con la urgencia de darle buena cara a un país.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo