A balón parado

Un negocio en el que ganan muy pocos, no es negocio

No hay 18 propietarios distintos en el futbol mexicano. Lo sabemos. Hemos convivido con la multipropiedad queriendo verle un rostro necesario, positivo, competitivo inclusive.

La Liga Mx tiene 18 equipos, pero solo 15 empresarios diferentes: Televisión Azteca mantiene al Atlas y a Monarcas-Morelia; Jesús Martínez, asociado con Carlos Slim, al Pachuca y al León. Y un señor Carlos Hugo López Chargoy, que a duras penas ha sostenido al Puebla y a Jaguares.

Hay acuerdos, se sabe también ya, para que la multipropiedad termine pronto. Televisión Azteca tiene todo preparado para deshacerse de Monarcas... Quizá la gente del Grupo Pachuca pretenda argumentar que los propietarios de sus equipos son diferentes. A ver cómo le hacen.

Y en el caso de López Chargoy, lo último que supimos es que el presidente de la Liga Mx, Enrique Bonilla, le pidió en privado y en público que se deshaga de uno de sus dos equipos pues el tema de los adeudos que este empresario tiene con sus jugadores, es un asunto que avergüenza y enoja a todos.

Seguramente esto va a pasar en mayo o junio próximos. Alguien se quedará con la franquicia de los Jaguares y se la llevará a alguna otra plaza. Se habla de que esta ciudad puede ser San Luis.

Pero el tema sobre el que tenemos que hablar es más profundo. ¿No es momento de proceder a achicar la Liga Mx? Me duele plantear esto pues siempre he sido partidario de una Primera División de hasta 20 equipos. Pero no hay empresarios distintos o si los hay no quieren mostrarse. Por algo será.

¿Quizá esos empresarios que quieren y pueden no se sienten incentivados o respaldados por el esquema actual? ¿Quién quiere meter millones y millones de pesos sin garantía de retorno y amenazados además por el fantasma del descenso?

El tema no es pues López Chargoy... El asunto es cómo se opera este negocio. Ganan dinero solo unos cuantos, pierden muchos.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo