A balón parado

Unas semifinales ideales, salvarían un torneo discreto

Tigres tiene con qué dar la sorpresa y eliminar al América. Pero difícilmente sucederá. Los dirigidos por Miguel Herrera traen una fuerza que los proyecta de forma muy decidida a repetir como campeones.

El entrenador se quiere ir a dirigir a la selección nacional rumbo a Brasil 2014 con su equipo como bicampeón. Y eso muchas veces determina realidades. Herrera y Ricardo Peláez (este último desde la presidencia deportiva), han sido dos estupendos motivadores.

Van a ir, con la serie empatada a dos goles, es decir con ventaja, contra un equipo que tiene una calidad individual y colectiva que no puede discutirse. Pero sí de algo ha adolecido este torneo el equipo dirigido por Ricardo Ferreti es precisamente de fuerza emotiva. Parecen un conjunto desgastado en el plano mental.

Bueno, más allá de este duelo, en caso de que el Santos Laguna cumpla con el pronóstico que los hace favoritos ante el Querétaro, se cumplirían dos series de semifinales muy atractivas.

América contra Toluca, cerrando en el Estadio Azteca y precisamente los laguneros contra el León jugando el juego de vuelta en Torreón.

Dos enfrentamientos que pondrían cara a cara a los cuatro mejores del torneo. Y eso ayudaría a cerrar muy bien una liga ensuciada por el desanimo y preocupación que generó el mediocre desempeño del Tri en el hexagonal clasificatorio de la Concacaf.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo