A balón parado

No es momento de abandonar al "Potro"

Estoy seguro que la selección mexicana de futbol va a realizar un buen papel en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en agosto próximo.

Escribir esto hoy, día en el que se destacan públicamente las dudas que el plantel dirigido por Raúl Gutiérrez ha dejado tras sendas derrotas ante Japón y Portugal, en su gira europea de preparación, puede parecer una insensatez.

Pero el equipo que tendrá la misión de defender la medalla de oro que se obtuvo en Londres 2012 está plagado de jugadores con talento comprobado. Además, todos lo sabemos, tendrá la incrustación de tres jugadores de la selección mayor, como sucedió hace cuatro años.

La selección que vimos ayer caer por cuatro goles a cero contra los portugueses, tomando en cuenta que no contó con Rodolfo Pizarro e Hirving Lozano (llamados por Osorio a la selección mayor), tendrá al menos 5 jugadores titulares diferentes en el arranque de los Juegos. Eso es mucho.

Hay argumentos pues para no ser derrotistas y menos antes de tiempo. Más allá del perfil de los jugadores, hay que reconocer el conocimiento, experiencia y carácter del Potro Gutiérrez. Me parece hasta injusto el golpeteo al que ha sido expuesto en las últimas horas.

Lo que sí será determinante es el análisis específico de los rivales a los que enfrentará el equipo mexicano. Esto se conocerá el 14 de abril entrante, cuando se lleve a cabo el sorteo para precisar el acomodo de los 16 representativos.

Mentiría quien dijera que en estos momentos conoce a detalle la propuesta y armado de estos equipos. Se sabe muy poco porque ha circulado muy poca información.

Insisto en que pese a las dos derrotas que hoy laceran la confianza en este equipo Sub 23, hay elementos para pensar que puedan tener una buena actuación en Brasil. Ahora, seamos realistas, eso de que se tenga que ganar la medalla de oro otra vez, si no sería fracaso, suena a una desmesura.   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo