A balón parado

El misterioso y anoche mágico América

Recompuso de forma casi mágica anoche el América el duro traspié sufrido en Costa Rica. Fue el equipo de Gustavo Matosas un huracán que arrasó con un Herediano al que se le hizo agua la ventaja de 3-0 que habían conseguido en el juego de ida.

   Ese estilo agresivo es el que se prometió con la llegada de Matosas al mando. Habrá que ver si hay consistencia y si esto que se vio anoche es el verdadero arranque de un equipo armado para generar espectáculo y ganar títulos.

De momento tendrán que ganar la Concachampions para lo cual habrá que vencer al Impact de Montreal en partidos que se llevarán a cabo los miércoles 22 y 29 de abril. El segundo partido será en Canadá.

Nadie podrá discutir que el América es el favorito en esta serie y que el boleto al Mundial de Clubes era un objetivo obligado. Hasta el Cruz Azul ha sido capaz de obtener esta representación para el futbol mexicano.

Lo que habrá que ver es si el América de Matosas mantiene su tono goleador en la Liga, donde no marcha nada mal, en tercer lugar.

Pero al margen de los puntos logrados el equipo está lejos de las victorias contundentes y amplias y no aparece, al día, superior a equipos como los Xolos, el Veracruz (que lo han derrotado), o Tigres, Chivas y hasta el mismo Cruz Azul, al que derrotaron el sábado pasado de forma un tanto discutida.

La primera pregunta que nace del juego de anoche en el Azteca es la de cómo pudo ser posible que un equipo tan débil como el Herediano les haya podido vencer 3-0.

Pero ese es el gran misterio de este equipo. ¿O qué explica el mostrar un rostro tan dominante en ciertos juegos y luego otro cargado de inseguridad y puntos flacos?

Se impone una pregunta: ¿Anoche en el Azteca la goleada fue posible por la inexistencia de un rival o porque el América es un equipo de un nivel superlativo?

La respuesta está en manos de Matosas y sus jugadores.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo