A balón parado

El misterio del por qué de verde se opacan "Chicharito" y compañía

Si algo pudiera desear cualquier aficionado o seguidor de la selección mexicana de futbol es que el estado de aparente gracia, en el que se mantienen con sus clubes en el extranjero jugadores como Javier Chicharito Hernández, Giovani dos Santos, Miguel Layún y hasta Marco Fabián, se sostenga y se traslade a los juegos oficiales de la eliminatoria mundialista.

Pero está visto que las individualidades no construyen el colectivo bajo el mando del entrenador Juan Carlos Osorio, algo ha pasado y seguramente seguirá pasando, que impide que estos jugadores brillen cuando se visten de verde y tienen que enfrentar la furia de los rivales más calificados de la Concacaf.

De entrada, sigue siendo un misterio qué es lo que ha hecho que el director técnico de origen colombiano no convoque a Dos Santos. ¿Una medida que busca disciplinarlo? ¿El convencimiento que no se adapta a su sistema de juego? ¿El que participe en una Liga, como la MLS, que no es de las más competitivas?

Lo que hemos escuchado de Osorio cuando se le pregunta de forma directa por Giovani son casi puros elogios ¿entonces?

Tampoco queda claro que un jugador con las características de Marco Fabián sea del agrado de Osorio, como tampoco hay muestras fehacientes y consistentes de que su rendimiento se vaya a situar en un nivel confiable, toda su carrera se ha caracterizado por la irregularidad.

En el caso del Chicharito, de regreso a las primeras planas tras su triplete el fin de semana pasado, puede esperarse cualquier cosa, pero eso sí, estará en la siguiente y en las demás convocatorias. Primero cae cualquier entrenador, al Chicharito, además tampoco se puede documentar que él se haya convertido en el mal de la selección nacional.

En fin, las cosas se ponen mucho más exigentes para un entrenador que debe demostrar que tiene la capacidad para engranar lo mejor de cada elemento que convoca. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo