A balón parado

Una mirada al olvido. O la fría Liguilla

Es de tal trascendencia lo que se juega la selección mexicana de futbol en el repechaje contra Nueva Zelanda que la Liguilla tan cercana se ha trasladado, en el ánimo de todos creo, a un segundo plano.

   Mejor que esta selección nacional que se ha armado con el América como base consiga su pase al Mundial, que si no, no me imagino el desastre anímico con el que se viviría este minitorneo que define cada seis meses al campeón de Liga.

Le recuerdo, por si es que se le ha olvidado, que el próximo fin de semana se juega la última fecha del campeonato regular. Casi están definidos los ocho contendientes al título. Según mis cuentas y proyecciones sólo cabe esperar si entran el Querétaro o los Tigres. Los dos van de visita. Los primeros contra el Pachuca, los segundos contra el Atlas. La ventaja la tienen los queretanos pues de ellos depende todo.

Pase lo que pase, el América será el número uno y también nadie podrá mover al Santos Laguna del sitio dos. Pero todos los demás lugares están en juego, con la natural ventaja para los que ahora están mejor situados.

De entrada, si el Cruz Azul con sus 28 puntos quiere sostenerse en el tercer sitio que ahora ocupa hará bien en ganar a los Pumas el próximo domingo en el Olímpico de Ciudad Universitaria. Atrás de ellos tiene al León con 27 y al Toluca con 26, que cierran contra los Xolos de Tijuana (en casa) y ante el América (en el Azteca), respectivamente.

Entre estos tres, como sea estarán pues el 3, 4 y 5. Es decir, casi es inevitable un enfrentamiento entre dos de estos tres.

Para los sitios sexto y séptimo sólo un desastre dejaría fuera al Morelia y a Chiapas. De aquí pues saldrá el rival del Santos de Pedro Caixinha.

Y el rival de los americanistas que esperan con ansias el resultado del doble duelo ante los neozelandeses, saldrá del Querétaro o de los Tigres. Algo me dice que nadie quisiera a los de Ricardo Ferretti.  

@rocampo