A balón parado

De verdad ¿Alguien imagina el quinto partido?

Cada quién sabrá si festeja o se guarda por la calificación a Brasil 2014 de la selección mexicana de futbol. Fue tan sufrida en el hexagonal de la Concacaf, como extremadamente fácil en el repechaje contra Nueva Zelanda.

El hecho es que la selección nacional acudirá a un nuevo Mundial sin grandes expectativas, ni posibilidades. El sueño o propósito de avanzar a jugar el quinto partido parece hoy imposible de lograr.

Con Miguel Herrera al frente del Tri o con cualquier otro entrenador, así fuera el de mayor prestigio y capacidad en el mundo, aparece un equipo demasiado endeble. Sin figuras descollantes, con los "europeos" prescindibles y los nacionales muy pequeños.

Esto es lo que queda. Un proceso de trabajo reventado en el que la selección no prosperó nada respecto a la que fue eliminada por Argentina en Sudáfrica 2010.

Por supuesto que se impone una revisión profunda y honesta de las cosas que se hicieron mal. ¿Quién? ¿Por qué? ¿En qué momento se equivocó?

Nada que pase en el futbol, para bien o para mal, carece de responsables. Ojalá éstos pronto den un paso al frente.


rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo