A balón parado

Cuando el futbol se acaba… Y surgen otros deportes...

No todo es futbol en este país. Eso es muy cierto. Pero a menudo se olvida. Medios de información y aficionados dedicamos demasiado tiempo a este deporte espectáculo que explota una rutina ciertamente exitosa y satisfactoria, pero que nos impide ver un poco más allá, dejando de lado el reconocimiento a esfuerzos que tienen mucho sentido: esfuerzo de atletas, de entrenadores, de padres de familia y directivos.

Hace algunos años ya que descubrí el mundo de la esgrima en México. Referenciado solo por la gran Pilar Roldán que fue capaz de darle al país una medalla en los Juegos Olímpicos de México 1968, este deporte formaba parte de un cuadro mítico, algo que para muchos era solo un recuerdo. Pero la realidad es que no. Es un deporte vivo, extendido por la capital y varias entidades federativas. Es un deporte además que empieza a dar buenos resultados a nivel internacional.

Conozco lo suficiente a Jorge Castro, el presidente de la Federación Mexicana de Esgrima, como para testificar la seriedad y proyección con la que se trabaja. También me he metido lo suficiente como para entender que hay división, críticas, grillas, ambiciones... todo lo que se da en los entes que generan intereses y mueven dinero y egos. Nada, por lo demás, que nos deba espantar o que no se pueda sobrellevar.

Todo esto porque el próximo fin de semana, en la Riviera Maya, se llevará a cabo el Grand Prix de Esgrima en México, como dicen sus organizadores: “uno de los eventos más importantes de la esgrima mundial”. Serán más de 300 de los mejores esgrimistas del mundo, entre ellos muchos de los que participaron en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Alfredo Castillo, titular de la Conade, está invitado el sábado a inaugurar la competición. Ojalá pueda asistir. Entiendo que todos los involucrados, empezando por los atletas mexicanos, sentirían que esto es un gran espaldarazo. Ya lo veremos. En Grupo Milenio difundiremos éste y muchos otros deportes. No todo es futbol. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo