A balón parado

La lista, más allá de lo que decida Vela

Esperemos, no queda de otra, a conocer la respuesta que Carlos Vela dará al llamado de la selección mexicana de futbol que se concretó ayer. Nadie puede presumir de cercanía con el jugador de la Real Sociedad, como para adelantarnos con certeza algo. Por lo que se pudo leer, ni su hermano Alejandro, que juega para el Cruz Azul, sabe lo que decidirá.

Mientras, llama la atención que Miguel Herrera se decida a probar a dos jugadores como Jonathan dos Santos y Jesús Manuel Corona. El primero ha empezado a tener minutos y a ser tomado en cuenta en el Villarreal tras haberse decidido a dejar el Barcelona, donde no era considerado más que para ir a la tribuna. El segundo, tras una abrupta salida del Monterrey, se fue a Holanda y con el FC Twente ha dado muestras de su talento ofensivo.

Hace bien Miguel con los dos. Un mediocampista defensivo con las características que tiene Jonathan, buena técnica, dinámica e inteligencia para construir juego ofensivo, hacen siempre mucha falta. Y de Corona conocemos la clase con la que cuenta, su desequilibrio y contundencia, aunque aquí también hemos podido verlo en poses engreídas con las que habría que tener mucho cuidado.

No son las únicas novedades. Regresan Diego Reyes, abandonado prácticamente por el entrenador del Porto y con necesidades urgentes de rehabilitación emocional y futbolística. Y estará de vuelta, a su vez, el atacante Raúl Jiménez, del Atlético de Madrid, quien empieza a ser peligrosamente olvidado por su entrenador, el Cholo Simeone.

Guillermo Ochoa, Javier Hernández, Héctor Herrera, Andrés Guardado y Giovani dos Santos, completan la lista

En espera, insisto, de lo que decida Vela, restan por conocer tan solo 12 o 13 jugadores para complementar el grupo de 22 que viajará a Europa para enfrentarse, el 12 de noviembre en Ámsterdam, a los holandeses y el 18, en Borisov, a Bielorrusia.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo