A balón parado

Un Clásico que no decidirán ni Almeyda, ni La Volpe

Cuando un equipo tiene los elementos para ganarle al otro, y viceversa, es propicio pronosticar un partido parejo en el futbol. Es el caso del duelo que protagonizarán en cuartos de final las Chivas y el América. Ambos equipos tienen entrenadores con una filosofía de juego ofensivo muy parecida. Aunque con una versión más arriesgada de parte del rojiblanco, no creo que esto vaya a ser un factor determinante en los dos duelos. Es decir, no va a ganar la serie el entrenador más “valiente”. Eso anótelo.

Matías Almeyda le tomó la medida, bien se puede decir, a Ignacio Ambriz, el anterior entrenador del América. En el último partido que protagonizaron como líderes de sus equipos, si no recuerdo mal en la Jornada 7 de este torneo, las Chivas vinieron a pitorrearse del América al Azteca, endilgándoles un 3-0.

Ya con Ricardo La Volpe como timonel de las Águilas tuvo un enfrentamiento con Almeyda en la semifinal de la Copa Mx. Las Chivas fueron mejores, pero no tan superiores como semanas atrás. Merecieron ganar el partido en el tiempo normal, pero tuvieron que irse a los penaltis para marcar su supremacía. El viejo La Volpe seguro aprendió la lección. Va a plantear los antídotos que hagan falta y Almeyda tampoco es un mago que pueda contra todos los conjuros.

Chivas o América estarán en la siguiente ronda, que es la de semifinales, por la calidad y el momento de sus jugadores. No por sus entrenadores. Aquí creo que el América tiene una ligerísima ventaja. Sus delanteros extranjeros pueden ser más desequilibrantes. Las Chivas no tienen a un Rubens Sambueza, por ejemplo. Pero es el momento de que los jugadores tan prometedores que tienen asuman una responsabilidad notable.

Los rojiblancos tienen que estar conscientes de que eliminando al América serían de verdad candidatos a obtener un título que necesitan más que nadie. Los Pulido, los Peña, los Brizuela, tienen que tomar la palabra. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo