A balón parado

Prepárense para una final en Navidad

Sorprendente el Necaxa eliminando al campeón Pachuca. Inesperado, por donde se le vea. Había que amarrar el juego y Alfonso Sosa, el entrenador de los Rayos, fue un maestro en ello. Un equipo modesto, recién ascendido, no está para florituras. Qué gran trabajo el que ha hecho Sosa, sin duda y pase lo que pase en la semifinal, el mejor entrenador de este torneo.

Habrá que ver si con el orden que tiene como propuesta pueden vencer en la siguiente ronda al América. Un equipo que con Ricardo La Volpe al frente más que espectacularidad lo que plantea es precisamente lo mismo que sus rivales.

Por cierto, qué manera de alejarse del compromiso de agradar y arriesgar de americanistas y rojiblancos en el Clásico Nacional… No quisieron arriesgar nada y al final un estupendo cabezazo de Oribe Peralta decidió la contienda.

Por su parte, el León demostró que pese a sufrir en defensa, aceptando tres goles de los Xolos en tan solo 45 minutos, pudo salir a flote usando lo mejor que tiene: una ofensiva comandada de forma magistral por Mauro Boselli.

Los Tigres aplastaron a unos Pumas que mantuvieron la serie relativamente pareja 75 por ciento de su duración. Luego tuvieron que abrirse para buscar anotar y fueron literalmente clareados.

Veo una final entre americanistas y neoleoneses. Ferretti contra La Volpe. Es decir, nos iremos hasta la Navidad con la expectativa de quién será el nuevo campeón del futbol mexicano pues el América tendrá que ir a Japón a cumplir su compromiso en el Mundial de Clubes.

No creo que el Necaxa, con este esquema tan precario, pueda derrotar al América. Tendrá que esmerarse y hacer una serie literalmente perfecta. Y en la otra semifinal veo un duelo espectacular, con muchos goles, pero creo que con más peso especifico de los Tigres.

Dos semifinales con estilos muy diferentes: vamos a ver qué mezcla se produce de uno y otro contendiente. Pero una suena espectacular y la otra aburrida. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo