A balón parado

Es el momento de entender lo que en realidad se juegan los Pumas

Hay que atender, más allá de los resultados que el equipo viene registrando esta temporada, lo que está armando en los Pumas su presidente, Rodrigo Ares de Parga. Lo había escrito ya antes en este espacio, pero una vez que he conocido con mayor detalle el proyecto de este directivo, hoy que se viven tiempos complicados, siento que es mi deber volver a registrarlo.

Los Pumas están volviendo a sus orígenes, es decir, a sus valores. Se empieza a trabajar con mejor sentido la cantera, con proyectos de desarrollo que la harán mejor. Y poco a poco se le empieza a hacer espacio en el primer equipo a estos juveniles. Va a resultar un proceso largo, que exigirá la paciencia de todos los universitarios y los que no también pero que simpatizan con los colores azul y oro.

El ingeniero Jorge Borja Navarrete, el anterior presidente, tenía por encima de todo su condición de universitario. Nadie le pudo cuestionar su amor por la gran institución educativa y su equipo de futbol. Pero es cierto que delegaba, que tenía otras ocupaciones. Sin que esto quiera decir que afectó su desempeño, hoy se puede decir que Pumas tiene un presidente de tiempo completo.

Rodrigo está metido en el equipo con una dedicación y una entrega absoluta, casi conmovedora. Conoce a detalle a los jugadores e integrantes del primer equipo, pero también de las divisiones menores... se mandó construir unas pizarras con las fotografías de todos estos muchachos para identificarlos con nombre, apellido y apoyo. Sabe Rodrigo ya, y muy bien, las grandes ventajas que tienen los seis o siete u ocho equipos que disponen de grandes bolsas de dinero cada seis meses. Y que ellos tienen que cuidar cada centavo.

Sabe Rodrigo lo mucho que se está jugando y lo pernicioso que resultan para los proyectos como los que él encabeza los malos resultados en la cancha. Por eso en los momentos complicados necesita apoyo, que no es otra cosa que se sepa la profunda transformación que está intentando.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo