A balón parado

La cláusula de Neymar y la Liga Mx

La telenovela en la que se ha convertido la muy probable marcha de Neymar del FC Barcelona, debería de ser revisada con calma y a detalle en la Liga Mx.

De entrada, esto de que cada jugador que integra la competición española tiene una cláusula de rescisión de contrato y que esta suma sea fácilmente conocida no solo por los socios de la Liga, sino por los medios.

¿Sabe usted cuánto cuesta la cláusula de rescisión contractual del francés André-Pierre Gignac? Seguro no.

¿Qué tal si el goleador de los Tigres fuera pretendido por los Rayados del Monterrey o por las Águilas del América? Sabiendo que los universitarios no lo quieren vender y lo declaran intransferible, habría una manera de conseguir sacarlo de ahí.

Evidentemente, lo primero que tendrían que conseguir es el visto bueno de Gignac, el cual llegaría en primera instancia porque se le está ofreciendo un mucho mejor sueldo…

¿Quién ha hecho una adquisición de este tipo en el futbol mexicano? Nadie. No recuerdo o no conozco ni un solo caso.

Pese al silencio que se ha encargado de mantener, es un hecho que si Neymar termina por irse al PSG es porque él quiere irse, porque lo convencieron de hacerlo.

Y esto, aunque suene duro de reconocer por los millones aficionados del equipo blaugrana, solo fortalece la libertad de decidir de un futbolista. Siempre hay una manera de irse a donde se le pegue la gana, insisto, más allá de que su decisión pueda ser popular o todo lo contrario.

Esto, lo sabemos, hace falta en el futbol mexicano. Al final, aunque a algunos les guste rasgarse las vestiduras, todos salen ganando con una situación de este tipo. En el caso del Barcelona, se dice, terminaría por quedarse con 222 millones de euros, más un jugador de la actual plantilla del PSG.

Insisto en que en el tan redundante futbol mexicano historias como esta que estamos viviendo cuando menos deberían de ser revisadas y discutidas. Pero parece que no hay tiempo para ello. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo