A balón parado

Una Liga que no importa figuras

Si bien quedan unos días más para que se cierre el mercado de transferencias, la Liga Mx puede decirse que tiene casi las puertas cerradas a la llegada de refuerzos de renombre. El más atractivo de los que se manejaron que podría llegar, el chileno Gary Medel, nunca se interesó realmente en el futbol mexicano y le ha apostado a mantenerse en el futbol europeo pese a que el Inter de Italia lo ha dejado fuera de su nueva plantilla.

Otros veteranos como el también chileno Marcelo Díaz (Pumas) o el japonés Keisuke Honda (Pachuca), que de verdad llegaron a alcanzar cierto renombre, han llegado con una carrera en declive. Podrán aportar su calidad y su nivel futbolístico todavía puede generar cosas muy atractivas, pero no son lo que fueron.

Extranjeros llegaron muchos más, pero —según mi conocimiento del futbol internacional— sin una carrera realmente consolidada. Lo que no quiere decir que no estén aportando a sus equipos. Puede ser el caso más sonado el del español Édgar Méndez, quien ha causado buenas sensaciones con el Cruz Azul.

Pero para no ir más lejos, el mismo equipo propiedad de la cooperativa cementera, trajo a un joven chileno de nombre Felipe Mora y a un veterano argentino, Alejandro Faurlín, con los que no ha pasado casi nada.

Vamos a ver si los Xolos de Tijuana, que empiezan a reaccionar con el argentino Coudet al frente, encumbran a Juan Manuel Iturbe, proveniente de la Serie A italiana…

Siendo fríos, como podrán ver, no se puede presumir que La Liga Mx esté siendo una competición llamativa para los grandes futbolistas. Ni para los encumbrados, ni para los veteranos en proceso de retiro.

Y no estoy diciendo que con la mezcla que ahora tenemos no se generen buenos partidos o que los aficionados no estén metidos siguiendo a sus equipos. Lo único a lo que quiero llegar es a que no caigamos en la dinámica dañina de estar haciendo figuras a quienes de verdad no lo son. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo