A balón parado

Chivas es antepenúltimo, no solo por errores arbitrales

No está bien el escudarse en la actuación de los árbitros para intentar explicar los malos resultados en el futbol.

Vamos, que en uno o dos partidos, los errores de los silbantes hayan contribuido a que se desencadenaran una o dos derrotas, puede sonar creíble y puede ser inclusive hasta documentable. Pero toda una temporada siendo víctimas y que por ello se esté dando pie a una de las peores defensas de un campeonato de las que se tenga memoria, es otra cosa.

Así que bien harían las Chivas del Guadalajara, empezando por su entrenador, Matías Almeyda, en generar una autocrítica frontal y detallada.

Es cierto que les ha hecho falta un elemento ofensivo que les aporte filo y contundencia. La lesión de Alan Pulido (recién reaparecido) mermó el ataque de este equipo, eso es innegable. Pero Almeyda debió haber encontrado una manera en la que esto no fuera tan evidente ni tan dañino.

En 11 partidos jugados, los rojiblancos han anotado solo 10 goles. Aparcados están en el sitio número 16 de la tabla de puntuaciones con solo 9 unidades. Han ganado apenas un partido, contra 6 empates y 4 derrotas. El líder del torneo, los Rayados del Montertrey, llevan 24 puntos y eso que tienen un partido pendiente.

Fuera de la ausencia de Pulido, ¿qué otra cosa puede poner sobre la mesa Almeyda para argumentar su bajo nivel de juego?

¿Lesiones en distintos sectores, sobre todo en defensa? Es cierto, pero nada que no hayan vivido otros equipos en este mismo torneo… Y están, todos, mejor situados en la clasificación.

A Chivas les faltó reinventarse, enterarse de que los rivales los tienen estudiados. A falta de refuerzos adecuados, sabidos los límites que impone el reducido mercado de jugadores mexicanos, a Almeyda le faltaron argumentos de carácter estratégico y motivacional.

Estaría bien escucharlo con amplitud de parte del muy buen entrenador que sin duda es el argentino. Ahí, en la autocrítica, empezaría el camino a la corrección. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo