A balón parado

La vergonzante enredadera del descenso de división

He sido partidario de que el futbol mexicano, concretamente la Liga Mx, elimine el descenso.

Por dos razones: primero porque ello le daría absoluta certidumbre a los propietarios de los equipos. Su dinero, el mucho dinero que invierten cada día para sostener a sus equipos, no correría el riesgo de devaluarse de forma terrible no solo al concretarse su paso a una Liga menor, sino ante el desprestigio que otorga el situarse en la parte baja de la tabla de cocientes.

También, y sobre todo, porque la llamada Liga Ascenso Mx, con cuatro o cinco excepciones, mantiene con muchísimos trabajos a sus equipos. Es casi una competición ficticia y artificial, con muchísimos cambios cada seis meses.

Pero estos argumentos no permean en quienes toman decisiones. Y menos van a estar dispuestos a escuchar en un torneo en el que se definirá al equipo que bajará de división, como es este en el que ya se jugaron cuatro jornadas.

Y es que, a falta de otros incentivos dramáticos (pues estos llegan hasta que es momento de vivir la Liguilla), lo que le da sustento emotivo al espectáculo de la Liga Mx es precisamente la lucha por el no descenso.

No nos fallan cada año estos equipos. Vean el nivel que presentan, para no ir muy lejos, los Jaguares de Chiapas. Dos triunfos al hilo, contra el Toluca y contra los Tigres.

Están el Veracruz y Monarcas-Morelia, muy dispuestos a dar pelea antes de condenarse al abismo del Ascenso Mx… Y el mismo Puebla.

Acepto pues que si no existiera este factor que devalúa una inversión, representando un castigo tan alto, no habría tanto drama e interés cada fin de semana. El nivel competitivo de la Liga Mx bajaría de forma notable.

Tremenda enredadera la que representa este asunto para un futbol que busca crecimiento. Este drama, para no ir muy lejos, no se vuelve la noticia más importante en ninguna de las prestigiadas y competitivas ligas europeas a las que tenemos acceso. Aquí sí. Esto debe realmente llevarnos a la reflexión. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo