A balón parado

La tecnología corrige ya a los árbitros, ¿qué más esperamos?

Hace rato que la tecnología se viene utilizando en el futbol mexicano para corregir las actuaciones y juicios de los árbitros.

El problema es que se hace de una forma tardía, completamente desajustada. ¿Cuántas veces hemos visto que la Comisión Disciplinaria, actuando de oficio o una vez que algún agremiado solicita su intervención, enmienda la plana a los árbitros?

Muchas. Demasiadas quizá sería mejor decirlo.

En este incipiente torneo ya castigaron, con seis partidos de suspensión, a un jugador que escupió a otro, pero que no fue expulsado en el momento porque simple y sencillamente el árbitro no lo vio.

Y esta misma Comisión Disciplinaria tuvo que revisar la decisión de otro árbitro al que se le hizo fácil expulsar al jugador del Cruz Azul, Gabriel Peñalba, por una falta que no era tan grave. Y en ese mismo partido, a otro jugador de los Pumas, Nicolás Castillo, se le expulsó por una segunda amonestación que tampoco procedía, aunque en este caso su club no pidió ninguna revisión de la jugada.

Y todo lo que viene en un torneo cuyo nivel futbolístico sin duda alguna ha rebasado cualquier capacidad de un grupo de seres humanos para observar todo lo que acontece y aplicar justicia.

Lo que urge ya es aplicar la tecnología, es decir, la repetición de las jugadas por un grupo de expertos para orientar el juicio del árbitro en jugadas de carácter polémico. Si ya se está generando esta serie de correcciones, qué sentido tiene postergar el ingreso de este recurso hasta el siguiente torneo.

Me pregunto si la Comisión de Arbitraje y la citada Disciplinaria están teniendo ya reuniones preparatorias para activar esto… ¿Cómo le van a hacer? ¿Bajo qué esquema técnico se va a desarrollar esta revisión? ¿Vas a ser a nivel de cancha? ¿En un palco? ¿Se verá en la transmisión televisiva? ¿Contará el árbitro con un micrófono conectado al sonido ambiente para comunicar su decisión, como sucede ahora en el futbol americano?

 Un poco de luz sobre este tema no le haría mal a nadie. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo