A balón parado

Cuatro 0-0 muy engañosos

No fue lo que muchos esperaban, eso lo firmo, pero el Pumas contra América que se jugó ayer domingo al medio día no debió haber quedado cero a cero. Ambos equipos tuvieron ocasiones más o menos claras ante el marco adversario. Si el marcador hubiera quedado 2-2 o 3-3 estaríamos hablando de un gran duelo.

Eso sí, el empate fue el resultado justo pues el primer tiempo el América fue mejor y en el segundo los universitarios se mostraron superiores.

En los otros tres cero a cero que arrojó esta Jornada 3 del campeonato, los empates son los que resultaron más producto de la suerte que de otra cosa.

El León fue mucho mejor que el Cruz Azul durante todo el partido. Hubo momentos en el primer tiempo en los que parecía un partido entre equipos de divisiones diferentes. El problema para los dirigidos por Gustavo Díaz es que no la pudieron meter, sobre todo por la mala puntería de sus delanteros. Solo en una ocasión por la brillante intervención defensiva del chileno Enzo Roco, quien evitó que la pelota entrara con un gran lance de palomita sobre la línea de meta.

Los Rayados fueron también bastante mejores que los Xolos de Tijuana. Todo el tiempo buscando la anotación, que no llegó tras la grosera equivocación del colombiano Avilés Hurtado, quien como en la final de Liga, erró un penal.

Y en el restante cero a cero, el que se registró en La Corregidora de Querétaro, los campeones Tigres debieron de haber ganado a los locales Gallos Blancos pues tuvieron más llegadas durante todo el partido.

Cuatro empates a cero goles que no necesariamente hablan de unos partidos parejos, ni de una Liga aburrida.

Mal harían los entrenadores del Cruz Azul, Querétaro y Xolos siendo poco autocríticos con lo que vivieron el sábado pasado. Sobre todo en el caso de los dos primeros, en los que tuvieron el respaldo de sus aficionados. Y mal hacen quienes sin ver los partidos hablan de enfrentamientos parejos. No fue así.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo