A balón parado

El niño Lainez no puede ser el líder americanista

Terminó la frustrante temporada pasada para el América teniendo como principal protagonista al jovencito Diego Lainez. Fue casi todo este muchacho en aquella noche de sábado de la última jornada de la fase regular, contra el Pachuca en el Estadio Azteca. Aunque suene a lugar común, el novato se echó el equipo al hombro. Gritó, motivó, peleó y además jugó muy bien.

Lo que hizo, el rol que asumió en ese momento este rapidísimo y habilidosísimo zurdito no alcanzó para clasificar a su equipo. Fue muy agradable verlo… pero al mismo tiempo su rol me pareció fuera de lugar.

Un equipo como el América no puede tener de líder a casi un niño.

La tarde del domingo pasado, ahora en Los Ángeles, durante el partido entre el Querétaro y el América, por la Supercopa, Diego Lainez volvió a mostrarse como el gran animador de su equipo… Esto pese a que las Águilas tienen, en Miguel Herrera, a un nuevo entrenador, se han reforzado y han pasado semanas de aquel triste momento que los dejó fuera de la lucha por el título.

Hasta antes de ser cambiado por el colombiano Darwin Quintero, Diego no solo intentaba con sus excelentes condiciones desequilibrar y hacer daño por el costado izquierdo, sino que era quien cobraba las faltas y los tiros de esquina. Algo que habitualmente hacen en cualquier equipo jugadores con mayor jerarquía, condiciones y experiencia.

Creo que Lainez va a ser una gran figura de la Liga Mx, capaz inclusive de darle un campeonato a su equipo. Pronto, también, se irá a un muy buen equipo del futbol europeo. Pero todavía no está, ni para que asuma, ni para que le den, la responsabilidad que en el América está tomando.

¿Para qué están entonces jugadores como Oribe Peralta, Silvio Romero, Cecilio Domínguez o el mismo William da Silva? Y si éstos no alcanzan para este fin, pues entonces deben de buscar con urgencia en el mercado internacional, aprovechando que este seguirá abierto todavía al menos dos semanas. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo