A balón parado

Pese a todo, la que viene es una Liga que se antoja

No hay para más en el mercado futbolístico mexicano. Para ser diciembre me parece inclusive notable el movimiento que se registró. La transferencia de Rodolfo Pizarro a las Chivas, la llegada de Matías Alustiza y Fidel Martínez al Atlas...

En fin... no pinta mal el torneo que arrancará el viernes 6 de enero próximo... al menos para mí.

La mayoría de los equipos intentará todavía en las siguientes semanas reforzarse con jugadores provenientes del mercado sudamericano, sobre todo.

A no ser que llegara un tipo con la trayectoria de un Carlos Tévez, a quien en su momento se dijo buscaba o buscaría el Querétaro, no esperemos más que prospectos o promesas.

Sé que en este apartado cada quien establece su posición a partir de su gusto, pero creo que la mayoría de los dueños o directivos de equipos hacen su lucha, ponen una buena cantidad de refuerzos para hacer a sus equipos más atractivos.

Para mí, la contratación más llamativa, hasta ahora, es la del entrenador español Paco Jémez, quien está dirigiendo ya al Cruz Azul. El ex entrenador del Rayo Vallecano se ha comprometido a armar una escuadra ofensiva, una que meta muchos goles sin importar cuántos reciba.

Hay que esperar a ver qué más pueden hacer los Tigres y el América, los finalistas. Pese a que ya realizaron algunos movimientos y se les dará un margen más amplio para hacerse de refuerzos, sí estarán un tanto acotados.

Como sea, pese a que ya se llevó a cabo el draft, es muy pronto para sacar conclusiones y decir cuál es el equipo que más y mejor se reforzó.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo