A balón parado

No más lágrimas… Que siga el "Piojo"

Está en su absoluto derecho quien quiera seguirle aventando sólo flores a la selección mexicana de futbol. También lo están quienes se mantienen destacando (y lamentando) la decisión del árbitro de marcar un penal tan rigorista como el que le señalaron a Rafa Márquez prácticamente al final del partido.

Los que sí creo que se pasan y se sitúan en el error son todos aquellos que propalan una mentira, esa de que el holandés Arjen Robben reconoció que se tiró un clavado en el área en la referida acción que terminó marcando la eliminación del Tri. No se vale, porque lo que el delantero del Bayern Münich mencionó fue que se tiró un clavado, pero en otra jugada, muchos minutos antes. Y luego también alegó que se dio otra acción en la que entre Moreno y Márquez lo terminan derribando sin que el árbitro se atreviera a marcar la pena máxima.

En fin. Que se instale cada quien donde quiera y pueda.

Creo yo que lo mejor es empezar a trabajar ya en el proceso que viene, el que marca la Copa del Mundo del 2018, que se llevará a cabo en Rusia.

Se antoja la continuidad de Miguel Herrera y conociéndolo un poco estoy seguro que a él también se le antoja. Sería lo mejor para el Tri. Además de impetuoso y pasional es un entrenador inteligente que sabrá, estoy seguro, encontrar soluciones a los varios puntos que marcaron un freno para que el equipo avanzara a los cuartos de final.

La selección tiene que mejorar a la ofensiva. Si hubiera tenido un ataque un poco más contundente pudo haber definido la serie en el primer tiempo, cuando fueron más agresivos y mejores. Un tipo tan agudo y valiente como Miguel sabrá aprovechar las condiciones que otorga un proceso amplio y seguro de trabajo.

No estaría mal que asumiera un tono un poco más autocrítico, aunque prefiero sus declaraciones calientes y un tanto quejumbrosas a los rollos demagógicos de muchos de sus colegas.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo