A balón parado

Está en juego la credibilidad de la Liga

Hay momentos en el campeonato mexicano de futbol que jugarse tres puntos se vuelve un asunto verdaderamente delicado.

Como en este fin de semana, que le dará la última oportunidad a equipos como Pumas, Cruz Azul, Santos Laguna, Pachuca, León, Chiapas y Querétaro, para acceder a la Liguilla. Entrar o no a este mini torneo en automático define una campaña de fracasos o un torneo regular.

Son tal cantidad de intereses los que se manejarán estos tres días que se justifica plenamente el hecho de decir que hay que tener muchísimo cuidado con los arbitrajes.

Hoy sí podría tener sentido la duda de si estos hombres tan desprotegidos y vilipendiados pueden ser objeto de presiones abiertas y descaradas para favorecer o perjudicar a algunos de los contendientes.

La última jornada que se jugó (la 16), presentó ya trabajos realmente penosos de los silbantes. Especialmente durante el juego que enfrentó al Santos Laguna contra el Pachuca.

Los juegos que deben ser observados con grandes reflectores en esta, la última jornada de la fase regular del torneo, son: Tijuana vs León, Leones Negros vs Cruz Azul, Chiapas vs Querétaro, Pachuca vs Veracruz, Puebla vs Santos Laguna y Pumas vs Monterrey.

Estos seis duelos definirán a los tres integrantes de la Liguilla que hacen falta. Y entrar a la Liguilla representa un reconocimiento deportivo, pero a la par trae consigo un panorama que precisa números y dinero.

La Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol deben estar muy atentos a que nadie pueda argumentar al final de cada uno de estos partidos que hubo deshonestidad y corrupción.

Evitar esto no es una simple cuestión de voluntad. Tiene que haber un trabajo preciso con todos los involucrados para ejercer plena consciencia de toda la credibilidad que está en juego.

Si los arbitrajes no presentan errores que terminen por favorecer a algún equipo podemos hablar de que este futbol tiene remedio.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo