A balón parado

El sobreviviente Osorio. El damnificado Klinsmann

Se apostaba a favor de que Juan Carlos Osorio iba a salir muy mal librado de esta doble jornada como visitante. Pero no. Haber sacado 4 de los 6 puntos en disputa es algo absolutamente meritorio.

Aunque no se haya jugado bien anoche en Panamá, aunque se haya merecido la derrota… Aunque suene a frase desgastada, lo importante es que se sacó un empate de una cancha en la que también se habían obtenido solo frustraciones.

Y en cambio, la doble fecha con la que se arrancó el Hexagonal de la Concacaf que definirá a los representantes del área en el Mundial de Rusia 2018, dejó un damnificado inesperado: el entrenador de la selección de Estados Unidos, Jürgen Klinsmann.

El alemán, al frente de esta selección desde el 2011, quedó seriamente tocado y está en riesgo de ser cesado tras acumular dos derrotas. El 1-2 contra México en su fortín de Columbus y anoche el humillante 4-0 con el que los costarricenses los mandaron al último lugar de la tabla.

Volviendo a lo que más nos importa, hay que reconocer que Osorio (los directivos encargados de la selección como Guillermo Cantú y Santiago Baños) supieron como recomponer el maltrecho estado psicológico que ocasionó la inolvidable goleada con la que los chilenos los eliminaron de la Copa América Centenario.

Si ese personaje que fortaleció a los jugadores y al entrenador (que también dio muestras de su afectación), se llama Imanol Ibarrondo o no, es casi de momento secundario. Lo importante es que lograron recomponerse y tener muy bien encaminada la eliminatoria. Al equipo nacional le restan 5 partidos de local y solo 3 de visitante. No puede evidentemente confiarse nadie, pero las cosas quedaron muy favorables.

Osorio mantuvo el trabajo. Esa es la nota. Y los jugadores fuertes de la selección, que hoy están todos considerados, tienen futuro cuando se creía que habían quedado rebasados de la mínima responsabilidad que se les pide: compromiso y seriedad.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo