A balón parado

La insoportable espera del "Chicharito"

Me parece increíble que no sea el propio Javier Chicharito Hernández el que ponga punto final a su relación con un club que a todas luces no confía en él.

Hay fórmulas para poder salir del Manchester United y conseguir demostrar con regularidad su condición de goleador, así sea en el limitado pero efectivo papel de cazagoles que para mí puede llegar a ser un papel muy virtuoso dentro de un terreno de juego.

Uno de esos caminos es forzar una cesión o préstamo a un equipo cuyo entrenador le garantice mayor apoyo y proyección.

Pero lo único que presenciamos en Javier es su buen comportamiento, siempre callado y trabajador, aun cuando su nuevo director técnico establezca en público críticas rudas, como la que le hizo Louis van Gaal después de que inclusive le anotara al Real Madrid en un juego de preparación hace unos días.

   Me parece penoso, absolutamente innecesario, que Javier se exponga a tener que vivir expuesto a un recorte de cabezas cuando en este gran club nadie puede decir que no ha sido efectivo y que no ha respondido en muchas de las ocasiones en las cuales fue requerido.

Chicharito tiene que demostrar que ha madurado y no empeñarse en mantener una posición que no le permite mostrarse a plenitud.

A veces la vida te exige retroceder un poco para poder volver a avanzar.

Ignoro si esto ha pasado por la cabeza del delantero mexicano y de la gente que maneja y lo orienta en su carrera. Pero tiene que tomar la iniciativa. Si Van Gaal termina por dejarlo en la plantilla, está claro que no gozará de muchos minutos y vivirá una temporada complicada.

Javier tiene un muy buen cartel y puede intentarlo en otros equipos de nivel reconocido de Europa, seguro puede situarse en alguno que dispute torneos continentales. Eso es lo que le debe exigir a sus agentes o representantes.

Y no esperar a que lo corran.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo