A balón parado

El carnaval de influencias en que se consume la credibilidad de la Liga

Cada que se genera un asunto escabroso en el futbol mexicano, la Comisión Disciplinaria, o el presidente de la Liga Mx, o el mismísimo presidente de la FMF, salen a la palestra para anunciar el inicio de una investigación.

No hacen mal las cosas ninguno de estos personajes o instancias, dando a conocer este procedimiento. Y seguramente algún video se pondrán a revisar a cámara lenta y algunas entrevistas o interrogatorios realizarán. No me cabe duda alguna de ello.

Lo que no dice nadie es que paralela a esta labor detectivesca, lo que en realidad se activa es un periodo de cabildeo o "conciliación" informal o por debajo de la mesa. Llámele cualquiera de estas dos maneras o póngale el nombre que usted quiera. En estas horas, que se conforman de largas o cortas llamadas telefónicas, de reuniones para tomar un café, un desayuno o una comida, aparecen los ruegos, las súplicas, los chantajes y hasta las amenazas. También el viejo cobro de favores o la promesa de ayudas.

Estos encuentros y estos diálogos se dan en un primer momento entre las directivas de los equipos conflictuados, después entre los representantes de los equipos afectados y los directivos de la Liga o de la FMF. Es decir, se arma un verdadero carnaval de influencias.

¿Qué creen que se han dedicado a hacer los presidentes o directores deportivos de equipos como el Toluca o el León en las últimas horas... o los del América luego de que anoche enloqueciera de frustración el defensor Pablo Aguilar y estuviera a punto de agredir al árbitro que pitó el duelo en el que quedaron eliminados de la Copa Mx contra Xolos?

Esta serie de presiones sobre personajes y órganos que no son precisamente autónomos o invulnerables debería de estar regulado o reglamentado. La Comisión Disciplinaria debería hacer su trabajo sin presiones de nadie. Es aquí donde debe actuar un Pacto de Caballeros... es aquí donde hace falta un código de ética.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo