A balón parado

El incuestionable viaje de Osorio

Me parece absurdo que se cuestione el viaje a Europa del nuevo seleccionador mexicano de futbol, Juan Carlos Osorio. Cada plática que ha sostenido y sostendrá con los jugadores mexicanos que juegan allá, estoy seguro, sumará al propósito de todos de arrancar la eliminatoria mundialista rumbo a Rusia 2018, de forma exitosa.

Quitando a Guillermo Ochoa y Alan Pulido, este último fuera de la agenda de visitas del colombiano, todos los demás jugadores son materia de una convocatoria real. Así que me parece oportuno y necesario este viaje. Son tan pocas las horas con las que se cuenta para preparar los enfrentamientos ante El Salvador y Honduras, que hay que aprovecharlas.

He leído y escuchado que era mejor que Osorio se quedara a observar partidos de la Liga MX, pero para qué... La mayoría de los titulares a los que recurrirá juegan en Europa.

Una plática de una o dos horas con ellos adelantará conceptos, explicará intenciones y modelos de juego. Eso sí, no veo que sea una plática de un solo lado. Está bien que el entrenador hable y explique, pero también que los jugadores cuestionen y propongan, platiquen sus últimas experiencias.

Para mejor aprovechamiento de todos estos encuentros, creo que estos jugadores deben explicarle a Osorio y a Santiago Baños lo que a su juicio les impidió rendir como todos esperaban en la pasada eliminatoria, la que clasificaba a Brasil 2014.

Esa experiencia, que estuvo a punto de ser desastrosa, quedó ahí, sin que nadie la explicara. ¿O de verdad alguien cree que José Manuel de la Torre o Luis Fernando Tena o Víctor Manuel Vucetich (los tres entrenadores que estuvieron en este proceso), dejaron un informe?

Osorio tendrá que regresar de Europa con puntos muy avanzados. Debe pues sacarle utilidad y comprometerse un poco más a decir que hay condiciones para sacar, sobre todo en el partido contra Honduras, los tres puntos.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo